Virtxo no para

https://www.facebook.com/virtxonopara

Maldita rutina, bendita rutina

Septiembre, el inicio de un nuevo curso escolar y de un nuevo ciclo vital después del paréntesis que marcan las vacaciones. Para mí el 1 de septiembre es como un 1 de enero pero sin las 12 campanadas. Significa la vuelta a la rutina en todos los sentidos, a la maldita rutina de la incertidumbre laboral y a la bendita rutina de la vida sana y los entrenos, tan difíciles de mantener fuera de casa.

Me despedí del blog con un esguince de tobillo que, afortunadamente, ya puedo anunciar está curado casi al 100%. Ayer una buena amiga fisio me invitó a tomar una cerveza en su casa y después de manosearme un poco el tobillo y de hincarme los dedos hasta casi hacerme llorar (es amiga, sí, pero fisio al fin y al cabo), me confirmó lo que yo esperaba oir: “puedes volver a correr poco a poco“. Ouuu Yeaaah!!! Otra lagrimilla asomó a mis ojillos, esta vez de pura alegría.

Y cómo lo necesito… después de tres semanas de parón forzoso… He intentado hacer algo de ejercicio durante las vacaciones pero ha sido muy complicado, tanto por la lesión, como por estar fuera de casa. Correr es el deporte más socorrido cuando se está de viaje y era el único que no podía hacer. Así que tuve que ingeniármelas para hacer ejercicios de tonificación con las bandas elásticas y, en cuanto pude caminar sin dolor, dar largas caminatas y hacer algo de monte.

En Ibiza, mientras yo me tostaba en la playa y me moría de envidia, David se dedicó a cumplir su sueño de recorrer la isla corriendo en varias etapas. Y lo consiguió, a pesar del calor infernal que tuvo que soportar y de la falta de agua en varias ocasiones. En un par de etapas, le acompañó un buen amigo nuestro que también es corredor. Está como loco de contento con su hazaña y algún día espero contárosla aquí en el blog. Me siento muy orgullosa de él.

En Escocia no hubo tiempo para hacer mucho ejercicio, embarcados como estábamos en nuestro roadtrip, todo el día conduciendo de aquí para allá, intentando visitar el máximo de lugares. Y ha merecido la pena, porque este país es una maravilla para unos amantes de la naturaleza como nosotros. La pena es no haber tenido más tiempo para perdernos por las montañas, hay infinidad de rutas y están todas muy bien señalizadas, un paraíso para senderistas y corredores.

Además hemos tenido mucha suerte con los alojamientos que hemos ido encontrando sobre la marcha. Nos hemos alojado en Bed&Breakfast y ha sido una experiencia maravillosa: casas preciosas, habitaciones muy limpias y confortables, precio asequible, wifi gratuito, buen servicio y unos desayunos… ay qué desayunos… el día que aterrizamos en Bilbo a mí no me hizo falta el finger, caí del avión rodando como una pelota jajaja Además ha sido una estupenda oportunidad para practicar mi inglés, hablando con los dueños de las casas, todos majísimos, y la verdad es que vengo muy contenta. La academia sin duda está dando sus frutos, por primera vez he podido mantener largas conversaciones con nativos. Hasta con los highlanders, qué cuidadín el acento que gastan…

1185879_385321888257361_13624908_n

Al final, con tanto turisteo, solo hicimos una ruta de monte muy bonita y bien sencilla que llevábamos planeada y que me supuso dos días de terribles agujetas. Mala señal. Eso quiere decir que mi nivel de forma ha quedado bajo mínimos durante estas tres semanas, así que ahora habrá que apretar bien para recuperar cuanto antes y empezar a correr de nuevo.

La montaña que yo tenía tantas ganas de subir era el Ben Lomond (974 m) en Loch Lomond National Park, que sin ser la montaña más alta de Escocia, sí que tiene unas vistas espectaculares sobre el lago que le da nombre. Hicimos una ruta circular que nos encantó, aunque subimos por un sendero largo muy suave y bajamos por otro corto muy escarpado, dejándonos las piernas bastante machacadas. De haberlo sabido, habríamos hecho la ruta al revés. El caso que disfrutamos mucho durante el camino, pero en la cumbre encontramos mucha niebla y viento, así que no pudimos disfrutar de las vistas que esperábamos.

1240438_386705264785690_1922278331_n 1260873_386705058119044_1456993189_n 562328_386705164785700_445921619_n 1209019_386705211452362_1190508726_n

Wikiloc

El paisaje, como veis, espectacular, muy típico de Escocia, sobre todo por esas nieblas omnipresentes. Una pena no haber encontrado la cima despejada, pero eso allí pasará dos días en todo el año y nosotros no tuvimos esa suerte jeje

Bueno, con estos bonitos recuerdos de las vacaciones, volvemos a la carga. Que hay mucho tiempo que recuperar y mucho trabajo duro por hacer.

¡Comenzamos!

Anuncios

Cuéntame algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 3 septiembre, 2013 por en Montaña, Rutas, Viajes.
A %d blogueros les gusta esto: