Virtxo no para

https://www.facebook.com/virtxonopara

Crónica K42 Xtreme Lagos de Covadonga

Un fin de semana redondo, volvemos de Asturias con la sonrisa pintada en la cara.

Todo ha salido según lo planeado, David ha completado su primera maratón de montaña: K42 Xtreme Lagos de Covadonga, 42 km, 6000 m de desnivel acumulado, terminando en un tiempo de 6:16 y un meritorio 47º puesto de entre los 450 corredores que disputaron esta distancia.

Todas las horas de duros entrenos, todo el esfuerzo, a veces también sufrimiento, han quedado recompensados con ese dulce sabor del trabajo bien hecho. Atrás queda la espinita de la Galarleiz, piedras que se encuentran en el camino y enseñan a correr con más fuerza.

Sábado por la mañana, Cangas amanece envuelta en la niebla, pero con la promesa de un día soleado y caluroso. En el Repelau, antes de la salida, todo son nervios, incertidumbre y sobre todo mucha impaciencia por comenzar a correr. Por fin, a las 9:00 de la mañana, pistoletazo de salida y la adrenalina que empieza a fluir.

SONY DSC

Esta vez yo cumpliré el papel de mochilera junto con Aguayo, gran amigo y otro loco del running. Con el coche seguiremos la carrera, desplazándonos a los puntos en los que el recorrido es accesible por carretera: Huesera, Lagos, Covadonga, Següencu y Nieda.  Allá vamos.

En el avituallamiento de la Huesera (km 8), le vemos aparecer por primera vez, dentro del horario previsto. ¡Ya viene! Pero mientras preparo la cámara enfocando a la salida del sendero, él desaparece detrás de unos arbustos. Pasa el tiempo y ni rastro ¿dónde se ha metido? Empezamos a temernos lo peor: una caída, una lesión, pero en el puesto de asistencia médica tampoco hay noticias suyas. Literalmente se ha volatilizado. Después supimos que un corredor había tomado un sendero equivocado y todo el grupo le siguió, llegando al avituallamiento por la parte de atrás, sin que pudiéramos verle.

SONY DSC

Un poco confundidos, aún sin saber qué ha pasado, subimos con el coche hacia los Lagos (km 13), ansiosos por verle llegar. Cuando le vemos atravesar la pradera, respiramos aliviados ¡está vivito y coleando! jajaja

SONY DSC

Le acompañamos un poco en la fuerte subida, mientras nos explica la aventura de la Huesera y nos dice que viene sufriendo mucho desde el principio, completamente acalambrado. Las piernas están protestando, pero viene muy fuerte de cabeza “¡termino aunque sea a rastras!” ¡Bien! ¡Esa es la actitud!

SONY DSC

Siguiente parada: Covadonga (km 24). El avituallamiento, con puesto de control, está situado bajo la Cueva de la Santina. Hay mucha gente viendo la carrera y animando en este punto, que se considera el ecuador de la prueba. Los corredores vienen ya muy tocados, el sufrimiento se refleja en sus caras y se oye constantemente la misma queja: “tengo calambres”. Este es el precio que las piernas han de pagar en una prueba tan dura, con tanto desnivel y tramos tan técnicos.

SONY DSC

Cuando le vemos aparecer en la curva de bajada, preparamos la botella de Aquarius para rellenarle el camelback mientras él repone fuerzas en el avituallamiento. Hace mucho calor, en torno a 27º C y todo el líquido es poco. De pronto vemos que la mochila va chorreando, mala señal, algo falla. Después supimos que la bolsa del camelback se había roto y aunque algo pudo beber, también tuvo que aguantar una pegajosa ducha de Aquarius chorreándole por las piernas.

SONY DSC

Le acompañamos un buen tramo, subiendo por la escalinata del Santuario, atravesando el aparcamiento y el primer tramo de subida en pista. A partir de este punto, le esperan 7 km de fuerte subida, que duelen solo de pensarlo, sabiendo la fatiga que ya llevan acumulada en las piernas y el castigo de los calambres que no cesa. Pero sigue fuerte de ánimo y dispuesto a apretar los dientes hasta Cangas.

Nos desplazamos a Següencu (km 37), donde al final de un largo cresterío en descenso, el sendero atraviesa la carretera. Este punto es algo complicado, pues el paso se hace por un talud de roca vertical muy resbaladizo y, aunque hay una cuerda para ayudarse en la bajada, las piernas ya no responden como deben. Ni las piernas, ni la cabeza, algunos corredores ni siquiera ven la cuerda, menos mal que hay un miembro de la organización advirtiéndoles y aconsejándoles como bajar.

SONY DSC

Unos metros de asfalto y el sendero cae en picado por una ladera quema-cuádriceps infernal. Al fondo se vislumbra ya Cangas de Onís, tan cerca y tan lejos a la vez, sabiendo que estos últimos kilómetros serán los más duros, tanto física, como psíquicamente. No hay tregua.

SONY DSC

En Nieda (km 39), contactamos con David por última vez. Desde el pueblo, le acompañamos un tramo de subida hacia un caserío donde le espera el último avituallamiento. Desde este punto, tendría que subir aún un último repecho antes de afrontar el duro descenso de casi 4 km hasta Cangas de Onís.  Nos despide dolorido pero sonriente ¡nos vemos en meta!

SONY DSC

Mientras tanto en Cangas, familiares y amigos esperan con ansiedad ver a los suyos atravesando el arco de meta. Son momentos de mucha emoción y alegría, sabiendo las horas de esfuerzo y dolor que han soportado para llegar hasta aquí.

Al fin, le vemos aparecer al fondo de la calle, corriendo, sonriente, disfrutando al máximo de su momento, saboreando un sueño tan peleado y al fin cumplido, recompensado por el cálido aplauso del público.

SONY DSC

¡Disfrútalo como te mereces!

Zorionak, txapeldun! 

Anuncios

7 comentarios el “Crónica K42 Xtreme Lagos de Covadonga

  1. David Santurtzi
    22 septiembre, 2013

    Perfecta crónica, me emociono solo d leerlo! Muuuchas gracias!

    • Virtxo
      22 septiembre, 2013

      Te lo mereces, por todo lo que has luchado, yo sé de primera mano cuánto esfuerzo has puesto en cumplir este reto.

  2. Anónimo
    22 septiembre, 2013

    Enhorabuena al corredor y a ti por saber plasmar todo de manera que te emocionas solo con leerlo¡

    • Virtxo
      22 septiembre, 2013

      Gracias por tu comentario.
      La verdad es que ha sido un fin de semana muy emocionante para todos.
      Es muy grande este deporte, cuando lo vives de cerca y comprendes cuánto trabajo hay detrás de una carrera así y cuánto sufren los corredores y corredoras para llegar a cumplir una proeza semejante.
      Todos se merecen un homenaje, del primero al último.

  3. Amaia
    23 septiembre, 2013

    ZORIONAKKKKK!!!!!! …..que bien saben los retos y ahora a disfrutarlo!!!!
    impresionantes las fotos!!…….y tambien felicitar por supuesto a la mochilera!!!!

    • Virtxo
      23 septiembre, 2013

      Eskerrik asko neska!
      Buenooo, los mochileros teníamos los dientes hasta el suelo de la envidia. Cuánto me he arrepentido de no haberme inscrito, conociendo el recorrido como lo conocía… Pero también ha sido una bonita experiencia vivir la carrera con David, seguirle y darle ánimos en su primera 42K de montaña (la Galarleiz no la pudo terminar). Está todavía en una nube.
      Pero ya estamos tramando la próxima y a esta también me apunto yo, ya os contaré…
      Musu handi bat!

  4. yolanda rodriguez
    24 septiembre, 2013

    ¡¡ESE ES MI CUÑADO, UN TIO CON UN PAR¡¡

Cuéntame algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 22 septiembre, 2013 por en Carreras, Corriendo en montaña.
A %d blogueros les gusta esto: