Virtxo no para

https://www.facebook.com/virtxonopara

¿Historias traumatológicas o traumáticas?

Hace 4 meses ya desde la última entrada que escribí en este blog y en este tiempo han pasado tantas cosas, buenas y malas, que parece que haya vivido en una montaña rusa, unas veces subiendo a lo más alto, otras bajando a ras de suelo…

Hace un momento releía lo que escribí en noviembre sobre la carrera de Montanejos y aquella retirada por molestias que yo atribuí entonces al “aductor y piramidal” condicionados por una rodilla algo tocada.

El tiempo fue pasando, bajé un poco el ritmo de los entrenamientos, acudí a un fisio que me hizo un tratamiento con punción seca (supuestamente tenía una lesión de aductor) y llegué a correr en diciembre la carrera de Chiva.

Parecía que todo estaba de nuevo en su sitio y en mi cabeza empezaron a perfilarse algunos objetivos ambiciosos para 2015: mi primera media maratón de asfalto, repetir mis carreras favoritas de montaña mejorando los tiempos del año pasado (sobre todo maratones, esa distancia que en montaña me enamora), correr mi primera ultra…

Tenía muchas ilusiones y la motivación por las nubes. Hablé con Juan María Jiménez Llorens para que me ayudara con los entrenamientos, un gran deportista, entrenador y amigo. Solo puedo dedicarle buenas palabras. Apenas llevaba un mes entrenando con él y los resultados empezaban a llegar, era increíble cuánto estaba mejorando. No me reconocía, cada día me encontraba más fuerte y motivada…

IMG_0183

Momentos felices en mis queridos montes de Triano

Pero aquellas molestias de “aductor y piramidal” no terminaban de irse, un pinchazo cada vez más localizado en la ingle y en el glúteo, sobre todo al hacer series o subidas fuertes. Cambié de fisio, le conté a Juanma lo que me estaba pasando para adaptar los entrenamientos y entonces empezó la pesadilla.

Guiada por las pistas de mi nueva fisio, quien empezó a sospechar que mi problema estaba en la articulación de la cadera y no en la musculatura (además del dolor , los crujidos y chasquidos eran cada vez más fuertes al menor movimiento), acudí a consulta médica, traumatólogos, diversas pruebas… y se confirmó lo que más temía escuchar: una nueva lesión… otra vez… no me lo podía creer. Y esta vez, una lesión por “defecto de fábrica”, es decir, el problema ya estaba en mi cadera, aunque correr solo ha hecho que se manifestara antes en el tiempo.

El nombre técnico, aunque eso sea lo de menos, es Síndrome Femoro Acetabular con desgarro de labrum (cartílago de la articulación de la cadera). El resultado, el más temido: se acabó correr, otra vez… una vez más… Y esta vez para largo, ya que se trata de una lesión complicada de tratar, que no puede rehabilitarse de manera  conservadora, la solución pasa por intervención quirúrjica (artroscopia).

image1

Vendo cadera en buen estado, poco uso. O cambio por similar. Urge. ¿Cuela? JAJAJA

En este momento, después de pasar por una romería de médicos y traumatólogos tan maleducados y con tan poco tacto que, además de la lesión física, logran hundirte psicológicamente, estoy empezando a ver la luz de nuevo.

Y cuando digo que logran hundirte psicológicamente no exagero, cito textualmente algunas de las lindezas que han tenido que escuchar mis oídos de boca de estos “profesionales de la medicina”: “Aquí no se ve nada, la cabeza del fémur está muy redondita, no hace falta que te vea el trauma”, “Tendrán que operarte pero vamos que es una tontería”, “¿Pero tú para qué quieres hacer gimnasia?” (respuesta a mi pregunta de si podré volver a practicar mi deporte), “Estás haciendo las cosas mal desde el principio, hay que seguir los pasos establecidos, como empieces a mirar en privados lo llevas claro”   (bronca que me cayó por pagarme una resonancia privada y saltarme los 6 meses de lista de espera, ahorrando de paso unos buenos euros a Osakidetza), “Yo es que soy de rodilla, no de cadera” (el mismo traumatólogo, 5 minutos después de la bronca y en la segunda consulta que me veía antes de derivarme a la unidad de cadera)… en fin… historias más traumáticas que traumatológicas, como reza el título.

Y digo que empiezo a ver la luz de nuevo, no porque la lesión haya mejorado, en absoluto. Simplemente, porque una vez más he tenido que cambiar la perspectiva para poder analizar con calma la situación en que me encuentro, aceptarla (el paso que más me ha costado y me está costando) y encararla de manera proactiva.

Así las cosas, a la espera de que el día 22 de abril me vea la doctora que realiza las artroscopias y decida si hay que intervenir y cuándo, me encuentro en una especie de punto muerto.

Todos los objetivos deportivos de 2015 olvidados y mis entrenamientos con Juanma suspendidos, muy a mi pesar. Para mantener activo cuerpo y sobre todo mente, me aferro a las pocas actividades que puedo realizar con pocas molestias o dolor: nadar (sin patada), bici suave, gimnasio (ejercicios que no impliquen flexión de cadera) y caminar (de manera intermitente, cuando las molestias me lo permiten).

Gestos cotidianos como agacharme para hablar con mis pequeños alumnos, coger algo del suelo o atarme los cordones de las zapatillas, se han convertido en molestos y me recuerdan con una punzada sorda que algo va mal por ahí dentro. También pasar mucho tiempo sentada, subir cuestas o escaleras, dormir de lado en la cama… Es difícil olvidarse de esta puñetera lesión, el problema no es correr o no correr. Eso hace tiempo que pasó a un segundo plano.

Pero como decía unas líneas más arriba, un cambio de perspectiva ayuda a encarar las cosas y los problemas según van llegando. En este momento mis prioridades son encontrar una solución a este problema y pensar en mi recuperación a largo plazo. Nunca me ha gustado pensar o analizar las cosas en términos de buena o mala suerte, eso no va conmigo. Hay un componente de azar en la vida, pero la suerte buena o mala, resulta una explicación muy simplista. Siempre podemos poner algo de nuestra parte para mejorar las cosas, aunque solo sea una actitud más abierta y realista para buscar soluciones. Y sobre todo intentar mantener intacto el sentido del humor, el arma más poderosa.

Quiero agradecer a las personas que han estado apoyándome en un momento tan jodido para mí, en primer lugar y como siempre mi pareja David, que ha soportado mis momentos de bajón, mis llantos, mis frustraciones y mis explosiones de ira; también a Juanma, el míster, por tanto como me ayudó con los entrenamientos (¡me estaba sacando chispas!) y cuando ya empecé con las molestias por su paciencia, su empatía y sus buenos consejos incluso de cara a una futura rehabilitación; también a Maider Figueroa, mi fisio, una profesional como la copa de un pino (ella sí que sabe tratar el cuerpo sin olvidar la mente, con respeto y empatía), y por último a mi equipo Ertza Otsoak, donde tengo grandes amigos y amigas que me comprenden porque todos saben lo que se sufre cuando toca estar del otro lado.

Una de las razones por las que he estado tan ausente es porque no me gusta recrearme en los problemas o buscar la palmadita compasiva. Así que, una vez explicadas las razones de esta ausencia, damos el tema por zanjado (mientras no haya novedades), cambiamos de tercio y empezamos a pensar en positivo otra vez.

image2

Nunca perder la sonrisa, el sentido del humor no arregla los problemas pero ayuda a plantarles cara. A mí siempre me funciona ser un poco payaseta. Llevo 36 años haciéndolo jajaja

No sé si tendrán que operarme ni cuándo será, pero mientras tanto voy a seguir disfrutando de lo que me gusta en la medida de mis posibilidades. Y seguiré contándolo por aquí, si tenéis paciencia para seguir leyendo.

Un abrazo.

Anuncios

7 comentarios el “¿Historias traumatológicas o traumáticas?

  1. triatlcrohn
    20 marzo, 2015

    Te deseo una pronta recuperación. Un abrazo

  2. Alex
    20 marzo, 2015

    No me sorprende nada que los profesionales médicos desprestigien y desvaloren la actividad física. Animo con esa lesión y que puedan solucionarlo pronto.

  3. yolanda rodriguez
    20 marzo, 2015

    Nada es facil pero todo es superable y tu mejor que nadie lo sabe

  4. Deborah
    21 marzo, 2015

    Hola!
    Creo que coincidimos hace un par de años en la RTR de Vitoria 🙂
    Créeme si te digo que sé por lo que estás pasando… A mí me diagnosticaron exactamente lo mismo (choque femoroacetabular con rotura de labrum) provocado por una displasia que ni sabía que existía. Afortunadamente di con un equipo médico fabuloso y rápidamente trazaron el plan de actuación: primero tanda de rehabilitación para descontracturar piramidal y glúteo medio que estaban fastidiados por haber forzado para protegerme del dolor. Luego infiltración para contrarrestar el dolor durante el verano y en septiembre por fin artroscopia de cadera para solucionar el problema. Y bueno, te puedo decir que, tras unos meses duros de rehabilitación, a día de hoy estoy volviendo a trotar poco a poco y con mucha ilusión! Ánimo, sé lo duro que es tener que parar y lidiar con algo así, pero mantén la ilusión porque con paciencia al final se soluciona! 😉 Y si te apetece charlar sobre labrums aquí me tienes! ;D

  5. Alex
    21 marzo, 2015

    Muchos ánimos. Imagino que es complicado pasar por una situación como la que te encuentras. Me encanta la actitud con la que te lo has tomado.
    Espero que te anime saber que hay unos cuantos desconocidos por ahí esperando que te recuperes para poder leerte de nuevo.

  6. Halfon
    23 marzo, 2015

    Lo mejor es enfrentar las cosas con positividad, aunque a veces nos lo ponen muy dificil.

    Espero que pronto vayas cumpliendo las etapas para volver a correr y mientras disfruta como sabes hacerlo.

  7. Pingback: Un capítulo acaba y comienza el siguiente, pero la historia continua | Virtxo no para

Cuéntame algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19 marzo, 2015 por en Lesiones, Motivación.
A %d blogueros les gusta esto: