Virtxo no para

https://www.facebook.com/virtxonopara

Un capítulo acaba y comienza el siguiente, pero la historia continua

El miércoles tuve mi última cita médica con la cirujana de la unidad de cadera, para valorar el estado y el tratamiento de mi lesión de cadera. He necesitado varios días para sentarme a escribir esta entrada, así que os podéis imaginar que no se trata de buenas noticias.

Debo decir que, si bien hasta ahora estaba muy descontenta con la atención médica que había recibido en todo este proceso, la doctora que me atendió en el Hospital de Cruces fue una profesional como la copa de un pino: clara, directa, empática, abierta a escuchar, aconsejar y resolver todas mis dudas.

Sin entrar en demasiados tecnicismos, me dio una explicación muy clara y extensa del estado de mi lesión y de todos los pros y los contras de los diferentes tratamientos, que en realidad solo son dos: operar o no operar, ya que el desgarro de labrum (cartílago de la articulación de la cadera) no se regenera con tratamientos conservadores.

Lo que la doctora me explicó es que en mi caso la cirugía sería complicada y tendría más secuelas que beneficios, debido a la morfología de mi propia pelvis, con muy poca cobertura acetabular (la parte de la pelvis que rodea la cabeza del fémur). Esto quiere decir que mi cadera es por sí misma bastante inestable y propensa a sufrir lesiones, por lo que una operación que modificara el hueso aún dejaría más débil y desprotegida la articulación. En casos como el mío, me explicó, solo se emplea la cirugía como último recurso, cuando el dolor es tan fuerte que limita la vida cotidiana del paciente (caminar, dormir, vestirse, conducir, …) Por el momento, mis molestias son mucho más leves y he aprendido a convivir con ellas, y así tendré que seguir mientras mi estado no empeore. En resumen, no hay tratamiento.

Además del desgarro de labrum, tengo un resorte en el psoas, aunque para este problema sí hay tratamiento. Debo hacer rehabilitación durante 4 meses y en caso de no mejorar me practicarían una tenotomía (intervención para desbloquear el tendón).

En cuanto a correr, evidentemente, la doctora me explicó que debo dejarlo. No puedo seguir corriendo, no solo por la lesión, sino porque es el deporte que menos me conviene debido a la morfología de mi pelvis, tarde o temprano acabaría lesionándome las dos caderas. Estuvimos hablando largo lato sobre posibles alternativas (como se agradece un médico que escucha, aconseja y aporta información clara y positiva) y estas fueron las conclusiones:

  • Debo dejar de correr. Puntualizando que por “correr” nos referimos a entrenar 5 días por semana, hacer series, volumen de kilómetros, correr por montaña, participar en carreras, etc. La doctora me dijo que “si tengo mucho mono” podría trotar de vez en cuando, en terreno estable y a ritmo suave, pero siendo consciente de las consecuencias y de que a largo plazo esto me perjudica. La diferencia es de sentido común.
  • Puedo practicar ciclismo y natación “sin límites” (palabras textuales). Esta fue la gran noticia del día. Ahora estoy centrando todas mis energías en estos dos deportes.
  • Sería recomendable practicar yoga o pilates, también trabajo de fuerza en gimnasio. Evidentemente, la mayor protección para una articulación débil es una musculatura fuerte y flexible. Seguiré con el gimnasio, dedicándole más tiempo que hasta ahora. Y probaré con el yoga dos días por semana, mañana comienzo mi primera clase, creo que puede ayudarme tanto a nivel físico como mental.
  • Senderismo con reservas. Aunque no me conviene demasiado caminar en terrenos inestables, al reducir el impacto podría seguir practicando este deporte siempre que los síntomas no empeoren.

Como os podéis imaginar, aunque llevaba varios meses haciéndome a la idea de que algo así podía ocurrir, no por ello fue menos duro escucharlo de boca de la doctora. Un auténtico mazazo. Sé que tengo muchas alternativas para seguir llevando una vida activa, pero es muy duro aceptar que lo que más te apasiona también es lo que te destruye.

Empezar a correr cambió radicalmente mi vida hace 3 años. Mucha gente cree que siempre me ha gustado el deporte y nada más lejos de la realidad. Como ya he explicado alguna vez, antes era muy sedentaria, tuve épocas con problemas de sobrepeso, comía con ansiedad, tenía pocas aficiones o alicientes en mi tiempo libre, baja autoestima, muchas inseguridades… y todo eso fue lo que cambió cuando comencé a correr. Tanto significó en mi vida este cambio que incluso lo llevo tatuado en mi piel.

Imagen 004

Además por el camino, en tantas y tantas carreras, en las redes sociales, en el equipo al que pertenezco, he ido conociendo a mucha gente con la que compartir esta forma de vida y se han ido forjando grandes amistades. Y cómo no, compartir esta forma de vida con David, mi pareja, corriendo en tantos lugares, en tantos viajes, entrenamientos, carreras…

1380569_10202221157679149_513102228_n

Imagen 309

Imagen 120

Imagen 239

Pero todo lo que correr me ha aportado, todo lo que aprendido en estos 3 fantásticos años gracias a este deporte, lo seguiré teniendo muy presente en todas las facetas de mi vida. Correr me ha enseñado que no soy torpe, ni incapaz (como me sentí durante años), que soy mucho más fuerte de lo que creía, que puedo fijarme un objetivo y trabajar por él, que cuando las cosas no salen, la frustración es una gran lección de humildad, que los miedos pueden enfrentarse y vencerse, que ponerme a prueba día a día me hace sentir viva.

Ahora mismo, como decía en el título de la entrada, es el momento de asimilar que un capítulo se acaba, pero la historia continua, así que toca escribir el siguiente. Para mí el deporte se ha convertido en mucho más que ejercicio físico, se trata de una forma de vida que me hace feliz. Por eso, a pesar de la tristeza, de toda la rabia y la frustración que siento ahora, tengo claro que fijaré nuevos objetivos. Nuevos retos, nuevas ilusiones.

Si habéis tenido la suficiente paciencia para leer hasta aquí, primero os felicito (menudo ladrillo), segundo os lo agradezco y tercero comparto con vosotros las fotos que resumen los mejores momentos que me ha dado este deporte, a veces han sido los más felices, otras los más duros, pero siempre grandes experiencias.

SONY DSC

Carrera de la Mujer (Gijón, 2012)

Aquí empezó todo, este momento fue el que cambió mi vida, me convirtió en otra persona.

9058028113_fa8db7066e_o

Races Trail Running (Vitoria-Gasteiz, 2013).

Mi primera carrera por montaña, me enganchó la experiencia, me enganchó a la montaña.

SONY DSC

Triatlón de la Mujer (Donostia, 2013).

La foto lo dice todo, uno de los días que más he sufrido en carrera. Con un brote severo de colitis ulcerosa (diarrea, hemorragias, la visión del ojo izquierdo afectada por una uveítis), fue una cuestión de amor propio, un gran aprendizaje, una lección de fuerza que me di a mí misma. Desde entonces afronto de otra forma mi enfermedad y me encuentro mejor que nunca.

ORT-2426

La Batallona (Pola de Somiedo, 2013).

Mi primera media maratón de montaña, una carrera muy divertida. Seguía con la uveítis en el ojo izquierdo, pero logré hacerlo y disfrutar a tope.

ala foto (6)

Corriendo en los montes de Triano, mi sitio de recreo, mi lugar de evasión, han sido muchas horas de felicidad corriendo en estos paisajes…

Somosierra5Siempre lo he dicho, en cada carrera entraba en meta como si estuviera ganando la Ultra del Mont Blanc… Da igual como haya salido, ese momento es único, hay que celebrarlo siempre.

1458607_10202512912292832_1555150551_n

Herri Krosa (2013)

En 2012 fue mi primer 10K y después se convirtió en tradición correrla vestidos de arrantzal. Correr con amigos, ante todo es pura diversión.

  CMSCH13__266

Sierra de Chiva (Valencia, 2013).

Mi primera carrera como Otsoa.

Acababa de morir mi abuela, mezcla se sentimientos en la llegada a meta.

IMG_5010

Lanzarote Lavatrail (2014).

Recorrimos la isla de norte a sur en 3 etapas, unas vacaciones inolvidables.

IMG_5152

Correr entre volcanes, experiencias mágicas.

1979675_230602497144936_1046295664_n

Larrabetzu Karraderan (2014).

Esa inigualable sensación de vaciarte por dentro…

1958190_224526081085911_209540127_n

Los Infernales entrenando para El Soplao (2014).

5 horas bajo la lluvia, empapados, helados de frío, pero en la mejor compañía. Qué gran día… Grandes amistades forjadas en las carreras, nuestro amigo Eusebio.

1975140_484325881690294_468095805_n

 Miranda de Ebro (2014).

Por primera vez en mi vida me subo a un podio, jamás creí que sería posible.  Una carrera modesta, pero muy peleada. Me sentía feliz, un sueño hecho realidad.

1534309_489591787830370_3573475746803009214_n

Corriendo en Pirineos, Parque Nacional de Ordesa (2014).

10416967_10203954117202054_1604144039151335419_n

El Soplao (2014).

En el Infierno Cántabro, no podían faltar los infernales. Aguayo, Laura, grandes amigos… Las lesiones no nos dejaron correr como queríamos, pero el sentido del humor siempre ayuda. 48 kilómetros dan para sufrir mucho, pero también para reírse todo y más.

10487511_266730586865460_4310468853931994263_n

La Batallona (2014)

Mucho barro, mucha sidra, mucho disfrute. ¡Correr siempre es una fiesta!

Imagen 162

Poza de la Sal (2014).

Corriendo con compañeros de equipo y otros amigos.

Me encanta esta foto, me sentía bien, me sentía feliz.

10325591_10204362067040545_6310685459873741213_n

Galarleiz (2014).

Enamorada de las maratones de montaña.

410026234

Ertza-Otsoak (Galarleiz, 2014).

Correr en equipo, compartir entrenamientos, carreras, experiencias, risas…

Correr en familia.

reducida IMG_9510

Trail La Picón Castro (Espinosa de los Monteros, 2014).

Podio por sorpresa, carrera muy sufrida.

222

Marató Pirineu (2014).

MI CARRERA, con mayúsculas. Grandes sensaciones, me sentía fuerte.

 IMG_1160

Corriendo en Ibiza (2015).

Con molestias, con dolor, pero resistiéndome a parar. Viviendo la experiencia hasta donde pude, sabiendo que algo no iba bien.

FullSizeRender (6)

Tiempo ahora de reflexión, de mirar hacia adelante y fijar nuevas metas.

Gracias por estar ahí.

Anuncios

11 comentarios el “Un capítulo acaba y comienza el siguiente, pero la historia continua

  1. Monica
    26 abril, 2015

    Hola!
    Realmente no tengo muchas palabras con las que hacerte sentir mejor. Te sigo desde hace tiempo y has sido un ejemplo para mi en el tema del running por lo que al leer como te ibas encontrando uno siempre piensa que son cosas que pasan, que no es tan serio como parece, que aún siendo serio, se puede tratar….
    Mi marido también tiene problemas similares aunque en su caso, con una operación de cadera ha podido volver a correr y ahora se está preparando su primera maratón, no sin ciertas reservas porque también sufre de la otra cadera.
    La verdad es que cuando uno sufre este tipo de adversidades, el tener que dejar de hacer algo que le apasiona, es una jodienda y supongo que tendrás que pasar tu periodo de duelo, centrándote en otros deportes quizás encuentres otros alicientes, en esos casos no nos queda otra, verdad?
    Espero que poco a poco vayas encontrando tu lugar y vuelvas a recuperar la alegría que en su día tecdió el running.
    Un abrazo y nos seguimos leyendo!!

  2. farandwell
    26 abril, 2015

    Quedada con flaquitas pero ya 😉

  3. Alberto
    26 abril, 2015

    Se ke eres una tia positiva y ke pronto nos sorprenderas kon entrenos en esa estupenda bici o en la piscina.
    Eres una luchadora nata.
    Enkantado de tenerte komo amiga pero no solo x esto del face eh?
    😘😘

  4. Yolan de Sope
    26 abril, 2015

    Siento mucho tener que leer esta última entrada en tu blog, Virtxo. La verdad es que te puedo entender un poco sobre cómo te sientes, porque yo también ando con la cadera tocada, aunque en las radiografías últimas que me han hecho hace unos días no se aprecia nada, pero los dolores persisten y algunos movimientos de mi pierna lesionada están limitados. Ojalá se hubiesen equivocado en el diagnóstico y te hubiesen dado mejores noticias. De lo poco que te conozco, he visto que eres una mujer con una fuerza y un coraje para superar las dificultades, muy grande. Así que sólo espero que de verdad puedas dar la vuelta a la tortilla y de tan mala noticia sacar el lado positivo y con otras actividades que sí te permitan disfrutar haciendo deporte. Mucho ánimo y fuerza. Yo sé que saldrás de ésta. Un abrazo.

  5. Leire
    26 abril, 2015

    Animo Vitxo! Seguru ilusio eta motibazio berriak aurkituko dituzula! Bizikletan eta igerian ere endorfinak laskatze horren sentsazio miresgarri hori ere sentituko duzu, eta korrikarekin bezela droga bihurtu! Eutsi gogor ta…QUE VIRTXO NO PARE!!!

  6. Basabe
    26 abril, 2015

    Eres una mujer Koraje. Despues de ver las fotos y comentarios lo unico que te puedo decir es. Eres la mejor. Un abrazo

  7. Anónimo
    26 abril, 2015

    Ánimo Virtxo !! Tienes el mundo de la bici por descubrir …. hará que se te olvide el correr . Es un deporte duro pero bonito y además de gran compañerismo . Hay un montón de ciclo turistas q no me cabe la menor duda que harás muy pronto . En cuanto puedas dale a la bici ya verás q divertido . Mucha fuerza

  8. deleted
    26 abril, 2015

    Perdona la de antes era yo , Katia Merino jijii.

  9. Halfon
    27 abril, 2015

    Siento muchisimo la noticia, pero te has demostrado durante estos 3 años de disfrute que el mundo no tiene límites y que como bien dices un capítulo se cierra pero solo es el primero del libro, tienes muchísimos otros por descubrir.

    Dentro de poco seguro empezamos a seguirte en otras aventuras, que el mundo de la bici seguro te puede deparar grandes experiencias y sufrimientos, de entrada se me ocurre la Titan Desert.

    Esperamos tus próximas entradas.

    BSS

  10. bisontedelcarbayedo
    28 abril, 2015

    Estimada Virtxo,

    No hemos coincido mucho, pero si he tenido la suerte de conocerte en persona en Pola de Somiedo. Por suerte o por desgracia compartimos patología clínica y eso une bastante, porque nos enfrentamos a los mismos problemas en nuestra vida diaria. Por lo que te he podido seguir a través de las redes sociales, no eres ni incapaz, ni débil, ni mucho menos insegura. La manera en la que has enfrentado este contratiempo y la forma en la que has escrito esta entrada da idea de la fortaleza física y mental que atesoras.

    Quizás se haya cerrado una puerta, pero se han abierto unas cuantas ventanas y estoy seguro que por dichas ventanas entrará en tu vida toda la luz que necesitas para volver a iluminar todos los retos que te propongas.

    Un fuerte abrazo txapelduna,
    RUBÉN ÁLVAREZ

  11. Celina
    8 mayo, 2015

    Soy consciente que nada de lo que te diga puede hacerte sentir mejor, pero al menos, que te quede clara mi admiración y cariño. Sabes que desde Madrid te sigo y lo seguiré haciendo porque esto solo es un punto y seguido. Comienza una nueva etapa en la que descubrir nuevos límites, vivir nuevas experiencias, conocer a nuevas personas ya sean de las que aparecen de paso o para quedarse. Eso es deporte, eso es lo que amamos. Un beso enorme sale ya mismito de Madrid

Cuéntame algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26 abril, 2015 por en Carreras, Corriendo en asfalto, Corriendo en montaña, Lesiones.
A %d blogueros les gusta esto: