Virtxo no para

https://www.facebook.com/virtxonopara

Y volver, volver, volver…

Y volver, volver, volver… ¡A CORRER!

Últimamente, viendo algunas fotos que he publicado en Instagram o Facebook, le gente me pregunta: “¿Pero tú qué haces corriendo? ¿No estabas lesionada?”

FullSizeRender (1)

Estaba y estoy. Como dijo la traumatóloga “El cartílago que rompe, no hay Dios que lo pegue” (sic).

Pero estoy volviendo a correr, de otra forma, sí,  pero estoy volviendo. Y eso me hace feliz.

FullSizeRender (3)

Así lo explicaba hace poco en IG:

“Casi un año ha pasado desde que comenzaron los primeros síntomas de mi lesión de cadera (desgarro de labrum). En este tiempo he pasado por muchos estados, tanto físicos como emocionales, porque dejar de correr fue algo traumático para mí. Durante estos meses de parada obligada, he peleado duro para mejorar mi situación dentro de unos límites, volcándome en otros deportes, trabajando fuerza, flexibilidad, estabilidad, propiocepción y por supuesto el aspecto mental. Mi lesión no desaparece pero en este momento convivo con ella de la mejor manera posible y estoy volviendo a correr. De manera ocasional, a ritmo suave, para mí ya no existen cronos, ritmos, series… Solo el placer de volver a correr y sentir que mi cuerpo responde dentro de estos límites. Y con esto me basta. Si el dolor reaparece, volveré a parar, asumo las consecuencias. Pero mientras, seguiré corriendo como y cuando pueda. Porque puede que cuando corra me duela la cadera, pero cuando no corro me duele el alma.”

12096224_406314319573752_3246575035635023997_n

Y este es el punto en el que me encuentro ahora. Después de mucho, mucho, mucho trabajo de gimnasio, bici, natación, estiramientos, yoga, fisioterapia… Horas, horas y más horas de trabajo, buscando información, leyendo sobre el tema, aplicando lo que creía que me podía ayudar… Puedo volver a correr, aceptando algunas limitaciones – de vez en cuando, a ritmo muy suave, tan solo trotar – pero sin dolor. Sin dolor. SIN DOLOR.

12074632_406987556173095_8228529248149905329_n

Cuando parecía imposible… Después del calvario que he pasado durante meses, resistiéndome a aceptar que tendría que convivir siempre con ese dolor al agacharme, al atarme las zapatillas, al conducir, al tumbarme, al estar mucho rato sentada, al caminar… Ahora me encuentro bien. El dolor en mi vida cotidiana ha desaparecido y poco a poco estoy recuperando la forma. Puede que el cartílago siga dañado, pero al menos está silencioso, ya no protesta. Así que continuaré trabajando como hasta ahora, para mantener este estado.

FullSizeRender (2)

Siempre lo digo y lo reitero: El cuerpo humano es asombroso. Nuestra capacidad de recuperación es asombrosa.

Una lesión que a priori parece incapacitante te puede llegar a hundir, pero también te puede enseñar muchas cosas. Lo positivo en lo negativo. El Yin y el Yang. Y no es una perogrullada, creo firmemente en ello. Nunca hay que tirar la toalla.

Soy consciente de que no debo tentar a la suerte, sé que no podré volver a correr como antes de la lesión, no me engaño, pero tampoco lo pretendo. Me conformo con lo conseguido hasta este momento. Poder seguir practicando cada día otros deportes y poder correr de vez en cuando, por puro placer, disfrutando cada segundo.

Lo mejor de todo… Poder compartir de nuevo estos momentos con grandes amigos:

12109244_411737669031417_5230833831806369726_n12032253_408444086027442_1867620975576952198_n

Y especialmente con David:

12046813_401254560079728_7538675692005733749_n12141522_409050142633503_4060644680176794006_n

Por fin. He vuelto.

FullSizeRender

De otra forma… Pero he vuelto.

Anuncios

4 comentarios el “Y volver, volver, volver…

  1. Natalia
    7 noviembre, 2015

    Preciosas palabras amiga, no podrás volver a correr como ante pero y si así eres más feliz y si disfrutas más? Eres una súper campeona y digna de toda mi admiración

    • Virtxo
      9 noviembre, 2015

      Solo con poder trotar un poquito ya me conformo, Me encantaba correr carreras, pero ante todo me gusta correr. Así que lo más importante es mantenerme así el mayor tiempo posible. Un beso guapa!

  2. alejandro224
    7 noviembre, 2015

    Me ha encantado esta nueva entrada del blog. Me siento muy identificado porq’ue ayer hizo un año que me cai corriendo y, aunque he reromado las salidas, aun tengo secuelas y mi pie recupera muy despacio.
    Animo y a seguir

    • Virtxo
      9 noviembre, 2015

      Hola Alejandro! Qué mal se pasa cuando una lesión se alarga tanto en el tiempo…Espero que puedas recuperar ese pie al 100% y volver a disfrutar corriendo. Un abrazo!

Cuéntame algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 7 noviembre, 2015 por en Corriendo en asfalto, Corriendo en montaña, Lesiones, Motivación.
A %d blogueros les gusta esto: